Rev.ictiol. 10 (1/2): 37-52, 2002
ISSN 0327-6090

Toxicidad y respuesta histopatológica en Cichlasoma dimerus (Pisces, Cichlidae) expuestos a bicloruro de mercurio en ensayos agudos y subletales *

[Toxicity and histopathological response in Cichlasoma dimerus (Pisces, Cichlidae) exposes to mercury dichloride in acute and  subletal tests]

* El presente trabajo es una parte de la Tesis Doctoral presentada en la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas  y Naturales y Agrimensura  de la Universidad Nacional del Nordeste (Argentina).

Lourdes M. HIRT 1 y Hugo A. DOMITROVIC 2

1 Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales, Universidad Nacional de Misiones. Félix de Azara 1552 . CP 3300. Posadas, Argentina.  Correo Electrónico: lourdes@fceqyn.unam.edu.ar

2
Instituto de Ictiología del Nordeste, Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad Nacional del Nordeste. Sargento Cabral 2139, CP 3400. Corrientes, Argentina. Correo Electrónico: inicne@vet.unne.edu.ar

RESUMEN
La toxicidad aguda y subletal de bicloruro de mercurio fue evaluada mediante ensayos de laboratorio utilizando la especie Cichlasoma dimerus (Pisces, Cichlidae), analizando los efectos sobre biomarcadores externos y lesiones histopatológicas. Los ensayos agudos, de tipo estático, fueron de 96 horas de duración, con un periodo posterior de recuperación de 7 días. Los ensayos subletales, semiestáticos, fueron de 28 días de duración, con 7 días de recuperación. El valor de CL50-96hs fue de 488 µg l-1 de mercurio. Los peces expuestos a las diferentes concentraciones tuvieron respuestas caracterizadas como movimientos natatorios de tipo “salto”, oscurecimiento del tegumento, hipersecreción de mucus y movimientos de natación de tipo errático. Los efectos histopatológicos variaron en relación al tiempo de exposición y la concentración utilizada; en las branquias las lesiones más frecuentes consistieron en  congestión laminillar, hemorragia, hiperplasia epitelial, hipertrofia epitelial y fusión laminillar; en el hígado hubo congestión, tumefacción celular, degeneración vacuolar, necrosis, degeneración pigmentaria, degeneración hialina y quistes de tejido parenquimático; en el bazo las lesiones más típicas fueron congestión, aumento de centros melanomacrófagos con diferente morfología y coloración; y en el intestino se halló congestión, necrosis, hiperplasia epitelial e hipertrofia de glándulas. Las lesiones en los tejidos presentaron escasa reversión en el periodo de recuperación. Con relación al  nivel de toxicidad, se determinó que el mercurio pertenece al grupo Grupo 1 (muy tóxico) con una CL50 menor que 1 mg l-1, y su toxicidad en relación con otros metales pesados fue Hg-Cu > Al > Pb-Zn-Cd-Cr.

PALABRAS CLAVE: Cichlasoma dimerus - mercurio – toxicidad - histopatología – branquias – hígado - Argentina

ABSTRACT.
The acute and sublethal toxicity of  the mercury dichloride in Cichlasoma dimerus (Pisces, Cichlidae) was evaluate through laboratory tests, analyzing the effects on external biomarkers and histopathological lesions. Acute bioassays were statics, lasted 96 hours, with a recovering period of seven days. The sublethal bioassays were semistatic, lasting 28 days and having seven days of recovery. The CL50-96hs value was of 488  ug l-1 of mercury. The fishes exposed to different concentrations had responses characterized as swimming pool movements of type “jump”, darkening of the epidermis, abundant production of mucus and swimming movements of erratic type. The histopathological lesions varied in relationship to the exposition time and used concentration; in the gills the most frequent lesions consisted in lamellar congestion, haemorrhage, epithelial hyperplasia, epithelial hypertrophy and lamellar fusion; in the liver there was congestion, cellular swelling, vacuolar degeneration, necrosis, hyaline degeneration, pigmentary degeneration and parenchymatic tissue cysts; in the spleen the most typical lesions were congestion, increase in melanomacrophage centers with different morphology and coloration; and in the intestine was found congestion, necrosis, epithelium hyperplasia and glandular hypertrophy. The lesions had scarce reversion during the recovery time. In relation with toxicity level, mercury was included in the Group 1(very toxic) with a CL 50 less than 1 mg l-1, and its toxicity  in relation to other heavy metals was Hg-Cu > Al > Pb-Cd-Zn-Cr.
KEY WORDS: Cichlasoma dimerus - mercury – toxicity - histopathology – gills – liver – Argentina

INTRODUCCIÓN.         
Los metales pesados constituyen los mayores contaminantes químicos tanto en países desarrollados como en subdesarrollados. Algunos pueden permanecer en solución mientras que otros se acumulan en los sedimentos y en las aguas de los ríos, estuarios o mares (Vieira & Passarelli, 1995). El mercurio es transportado al ambiente acuático principalmente por las descargas de efluentes industriales y por la precipitación atmosférica. Es transferido del agua a los sedimentos del fondo de los lechos  donde se acumula como sulfatos, también puede existir en los sedimentos en forma metilada (metil mercurio - CH3Hg- y dimetilmercurio -(CH3)2Hg-), un proceso inducido por la actividad de los microorganismos, y el producto final de esta metilación entra por adsorción a la cadena trófica y se bioacumula (Svobodová et al., 1993). En los peces puede ser incorporado como compuesto inorgánico disuelto en el agua.
Los ensayos con mercurio fueron realizados en varias especies de peces  e involucran el análisis de diversos aspectos como la determinación de la CL50, la medición de la actividad enzimática a nivel de órganos internos como el hígado y el bazo, y el análisis del mucus producido por las células epiteliales del tegumento (
Macleod & Pessah, 1973; Snarki & Olson, 1982; Datta Munshi et al., 1990; Spray & Wiener, 1991; Rajan & Bannerjee, 1991;  McCrary & Heagler 1997).
Cichlasoma dimerus
es una especie autóctona de agua dulce de la cuenca parano-platense que demostró características apropiadas para su utilización en bioensayos (Domitrovic, 1997).
Entre las lesiones histopatológicas y fisiológicas que se producen con concentraciones subletales de mercurio se encuentran la destrucción y degeneración del tegumento, las degeneraciones en el hepatopáncreas, la vacuolización de los hepatocitos, picnosis y en algunos casos necrosis celular, necrosis del tejido pancreático y de los sinusoides hepáticos, modificaciones de la bomba de sodio y potasio y en la respiración celular (Trump et al., 1975; Rajan & Banerjee, 1991; Banerjee & Bhattacharya; 1997).
El nivel de acumulación del mercurio ha sido muy estudiado en diversos tejidos y sistemas como muscular, hepático y esquelético (Padovani et al., 1996; Kehring et al., 1998; Scheuhammer et al., 1998).
Existe una relación directa entre el tiempo y número de exposiciones, con el tamaño, peso corporal, sexo y edad de los peces, además de una interacción con otros metales (
Lloyd, 1992: Wicklund-Glynn et al., 1994; Handy, 1995; Ribeyre et al., 1995; Phillips et al., 1997; Scheuhammer et al., 1998).
En el presente trabajo se determinaron los valores de CL50 y se analizaron los efectos sobre biomarcadores externos y las alteraciones histopatológicas producidas en ensayos de toxicidad aguda y subletal con bicloruro de mercurio en Cichlasoma dimerus.

MATERIAL Y MÉTODOS. 
Para la realización de los bioensayos se utilizaron ejemplares de la especie Cichlasoma dimerus  (Pisces, Cichlidae), obtenidos de un lote de 300 peces provenientes de un ambiente lenítico (58º 43’ W y 27º 27 ’ S) de la cuenca del Riachuelo (Corrientes, Argentina) y que fueron mantenidos en condiciones de laboratorio para aclimatación durante un período de 30 días, con un fotoperíodo de 12:12 horas, temperatura 23 ±3 ºC, y alimentados con un producto comercial en escamas. La alimentación fue suspendida 24 horas antes del inicio de la exposición.
Para los ensayos agudos se empleó el modelo de test estático, donde se utilizaron 3 réplicas con concentraciones de 200, 360, 640, 1120 y 2000 µg l-1  de bicloruro de mercurio (HgCl2) y un control, con
10 peces en cada acuario (Longitud = 4,15 ±0,24 cm, peso = 1,41 ±0,14 g). Se utilizaron acuarios de vidrio  de 5 litros de capacidad con aireación continua.
Durante el ensayo la temperatura del agua  fue de 23 ±1 ºC, pH 7,5 ±0,5 y oxígeno disuelto 8,0 ±0,5 mg l-1. Se evaluaron las modificaciones en los siguientes biomarcadores externos: pigmentación del tegumento, secreción de mucus, natación y equilibrio, movimientos operculares respiratorios y motilidad de aletas. El estudio de los biomarcadores externos se realizó mediante un análisis de caracteres, utilizándose rangos semicuantitativos. Los valores de CL50 y de
CL1 para mercurio fueron obtenidos mediante el análisis Probit a partir del registro de peces muertos.
Las muestras para histopatología se obtuvieron de peces moribundos y/o vivos durante las 96 horas de exposición y en el período de recuperación, luego fijadas en Bouin por 24 horas, incluidas en parafina, y los cortes histológicos fueron coloreados con Hematoxilina-Eosina.

El ensayo subletal se realizó durante 28 días, con 2 réplicas con concentraciones finales de 150 y 300 µg l-1 y un control, con 10 peces en cada acuario, renovándose cada 72 horas la solución del acuario y los peces recibieron alimento diariamente.
En forma similar se evaluaron los biomarcadores externos y las lesiones histopatológicas.

RESULTADOS
Ensayo Agudo
Modificaciones de Biomarcadores Externos: Los cambios más sobresalientes de los biomarcadores externos fueron: oscurecimiento del tegumento, movimientos erráticos, pérdida de equilibrio, secreción de mucus, hemorragia branquial y mayor congestión sanguínea en la zona ventral.
En los ejemplares expuestos a 2000 µg l-1 la epidermis se oscureció rápidamente, evidenciándose un color negro intenso durante las primeras 5 horas, luego se produjo la muerte de todos los peces. En la concentración de 1120 µg l-1 el oscurecimiento fue progresivo, se intensificó hasta las 20 horas cuando se produje la muerte de los ejemplares tratados. Con 360 y 640 µg l-1 el oscurecimiento fue leve a moderado durante todo el ensayo, y con 200 µg l-1 no hubo cambios al igual que en el control (Tabla 1).

Tabla 1. Efecto del HgCl2 sobre el oscurecimiento del tegumento de Cichlasoma dimerus en el ensayo agudo. 

 

Tiempo (horas)

HgCl(µg l-1)

1

2

4

5

20

45

72

96

Control

0

0

0

0

0

0

0

0

200

0

0

0

0

0

0

0

0

360

0

1

1

1

1

1

1

1

640

0

1

2

2

2

0

0

0

1120

1

2

3

3

-

-

-

-

2000

2

3

3

-

-

-

-

-

Referencias: 0= no detectable; 1= escaso; 2= moderado; 3= intenso

 La secreción de mucus cubrió todo el cuerpo a poco de iniciada la exposición con 1120 y 2000 µg l-1. Con 640 µg l-1, la secreción comenzó luego de dos horas de exposición, siendo leve al principio, se intensificó entre las 5 y 45 horas, y luego no se evidenció hipersecreción de mucus hasta finalizar el ensayo. Con 360 µg l-1 el mucus cubrió levemente la parte dorsal y aletas hasta las 45 horas, disminuyendo hasta el final del ensayo. Con 200 µg l-1 , la acumulación de mucus fue escasa desde las 45 horas (Tabla 2).

Tabla 2. Efecto del HgCl2 sobre la secreción de mucus de Cichlasoma dimerus en el ensayo agudo.

 

Tiempo (horas)

HgCl(µg l-1)

1

2

4

5

20

45

72

96

Control

0

0

0

0

0

0

0

0

200

0

0

0

1

1

1

1

1

360

0

1

1

1

1

0

0

0

640

0

1

2

3

3

0

0

0

1120

0

1

2

3

-

-

-

-

2000

0

0

3

-

-

-

-

-

Referencias: 0 =normal; 1= aumento leve; 2= moderado en dorsal y aletas; 3= abundante en todo el cuerpo

 De acuerdo a lo observado en la Tabla 3, los movimientos erráticos se presentaron con mucha frecuencia a la hora de iniciada la exposición a 1120 y 2000 µg l-1. Con 640 µg l-1, los movimientos se presentaron regulares a partir de las dos horas y se mantuvieron hasta finalizar el ensayo al igual que con la concentración de 340 µg l-1, pero en este caso los movimientos fueron escasos. No hubo respuesta con 200 µg l-1 y en el control.

 Tabla 3. Efecto del HgCl2 sobre el desarrollo de movimientos erráticos en Cichlasoma dimerus durante el ensayo agudo. 

 

Tiempo (horas)

HgCl(µg l-1)

1

2

4

5

20

45

72

96

Control

0

0

0

0

0

0

0

0

200

0

0

0

0

0

0

0

0

360

0

1

1

1

1

1

1

1

640

0

2

2

2

2

2

2

2

1120

3

3

3

3

-

-

-

-

2000

3

3

3

-

-

-

-

-

Referencias: 0 =ausentes,  1= escasos; 2= moderados; 3= numerosos

 Se observó un aumento de la irrigación sanguínea y hemorragias branquiales con las concentraciones de 1120 y 2000 µg l-1, y se observaron signos de sofocamiento en los peces que estaban en la superficie del acuario.

 Mortalidad y CL50: Los ejemplares de Cichlasoma dimerus toleraron la concentración de 200 µg l-1 sin que se produjeran muertes. En los peces expuestos a 360 µg l-1 los efectos letales comenzaron a partir de las 24 horas, aunque la mortalidad fue relativamente baja y alcanzó al 3,4 % de los ejemplares a las 96 horas de exposición. Con 640 µg l-1   la mortalidad fue del 20 % a las 24 horas de exposición, alcanzando el 40 % a las 48 horas de exposición. En la Tabla 4 se consignan los valores de CL50 de mercurio para los tiempos de 24, 48, 72 y 96 horas de exposición.

 Tabla 4. Valores de CL50 y CL1 de Hg (µg l-1) para Cichlasoma dimerus (los límites de confianza del 95 % se expresan entre paréntesis). 

 

Tiempo (horas)

 

24

48

72

96

         CL50

547 

(460-580)

 

495

(400-550)

 

488

(400-530)

 

488

(400-530)

 

CL1

281

(200-380)

 

236

(200-370)

 

244

(200-350)

 

244

(200-350)

 

Histopatología

Concentración 2000 µg l-1: Después de 3 horas de exposición en las branquias había necrosis epitelial y congestión laminillar, en el  epitelio del  arco-branquial la necrosis era  superficial y no alcanzaba a la membrana basal, y en las laminillas se observaba pérdida de la estructura con distintos grados de intensidad (Lám. 1a-d). El hígado tenía congestión leve y necrosis perivascular. En el intestino la necrosis estaba limitada al extremo de las vellosidades. Los ovarios estaban normales, con ovocitos II y III, algunos de ellos vacuolizados y licuificados.

Concentración 1120 µg l-1: Luego de 6 horas de expuestas, las branquias tenían necrosis pero menos intensa que en el caso anterior, con destrucción del epitelio superficial  de las laminillas y del arco branquial (Lám. 1e). Además, en las laminillas había hemorragia y fusión en el extremo de los filamentos con abundante exudados. En el intestino se evidenció pérdida de la mucosa. En el hígado había congestión venosa y capilar, tumefacción de hepatocitos y congestión. En el bazo se hallaron algunos centros melanomacrófagos (CMM) con pigmentación oscura.
Después de 12 horas, en las branquias había necrosis de epitelio del arco branquial que alcanzaba hasta la membrana basal (Lám. 1g). En el bazo había tumefacción. El hígado tenía necrosis perivascular y congestión (Lám. 1f).

Concentración 640 µg l-1: Entre las 12 y 32 horas de exposición en branquias se produjo necrosis de laminillas y del epitelio del arco branquial, algunas zonas estaban más afectadas que otras y había fusión laminillar acompañada de hemorragia y congestión, con pérdida de la estructura del filamento osteocartilaginoso (Lám. 1h y Lám. 2a-b). El intestino estaba necrótico y en ciertas zonas había pérdida de la  mucosa. En el hígado había congestión en los sinusoides hepáticos, mayor que en el caso anterior. Los ovarios presentaban tumefacción y los ovocitos del tipo II estaban necróticos y tenían el citoplasma con licuefacción.
D
espués de 96 horas de exposición, en las branquias se pudo evidenciar necrosis del epitelio del arco branquial. En la parte basal del mismo había renovación, mientras que en la parte expuesta la necrosis era más destacada, aunque ciertas zonas estaban más afectadas que otras (
Lám. 2e). Las laminillas presentaban su epitelio con zonas hiperplásicas e hipertróficas, lo que producían fusión de laminillas secundarias (Lám. 2c-d). En las zonas basales del filamento se halló edema subepitelial y telangiectasia. El intestino tenía sus estructuras conservadas. En el bazo se encontraron CMM con pigmentación oscura. El hígado presentaba congestión, aunque ésta era poco marcada. En los ovarios se detectó  licuefacción de ovocitos II y III, invasión de células foliculares y atresia.
Transcurridas 72 horas del periodo de recuperación, se observaron células epiteliales hipertróficas en la superficie de las laminillas, con fusión parcial de las mismas, también había ligera tumefacción, y telangiectasia, la que en algunas zonas abarcaba la totalidad de la lámina primaria. El epitelio del arco branquial presentaba recuperación, pero con restos necróticos en la superficie (
Lám. 2f). En el hígado había desarrollo de pequeños centros de pigmentación amarilla. El intestino tenía una leve hiperplasia del tejido epitelial.
A las 120 horas posteriores a la exposición, las branquias tenían los  filamentos fusionados en sus extremos, las laminillas secundarias con epitelio hipertrófico  estaban totalmente fusionadas a lo largo de todo el filamento branquial (
Lám. 2g), mientras que en otras zonas había filamentos que estaban sin fusión laminillar. En los otros órganos analizados no se observaron lesiones. Las branquias tenían las laminillas secundarias redondeadas en los extremos, y en algunas zonas había telangiectasia. El hígado tenía degeneración vacuolar.

Concentración 360 µg l-1: A las 96 horas de exposición las branquias tenían congestión laminillar y zonas telangiectásicas, en el epitelio había células hipertróficas. Algunas zonas del epitelio branquial estaban conservadas, mientras que en otras se observaba reparación de la necrosis, siendo en este caso superficial; también se encontró edema subepitelial. Además las branquias, presentaron una leve hiperplasia epitelial en las laminillas y en el arco branquial, y había fusión de laminillas secundarias en los extremos terminales del filamento. En el hígado se observaron abundantes CMM, algunos asociados al tejido pancreático, y en algunas zonas había vacualización de hepatocitos. El intestino presentó infiltrado leucocitario, y en el bazo se observaron CMM.
A las 72 horas del período de recuperación, la estructura general de las laminillas branquiales era normal (
Lám. 2h). Sin embargo, en ciertas zonas había hipertrofia del epitelio branquial, sobre todo en los extremos del filamento, aunque en la base el epitelio estaba normal. También se hallaron filamentos con fusión y telangiectasia, y laminillas secundarias  totalmente fusionadas y con aumento del número de células epiteliales. En el hígado se observaron hepatocitos con una  ligera tumefacción. El intestino mostró leve hiperplasia del tejido epitelial. En los ovarios se encontró degeneración de ovocitos II con formación de vacuolas, licuefacción y formación de capas foliculares rodeando a los ovocitos II.
Después de 120 horas de recuperación, las branquias tenían leve hipertrofia epitelial, y había fusión de laminillas primarias en el extremo de los filamentos. En el hígado e intestino no se observaron lesiones. Los ovarios tenían ovogonias, ovocitos II nucleolares y cromatina normal. Al final del periodo de recuperación, en las branquias los filamentos aún  estaban engrosados en sus extremos, pero con mayor recuperación.

Concentración 200 µg l-1: Después de 96 horas de exposición, en las branquias se observó leve fusión de laminillas secundarias en los extremos de los filamentos, restos de necrosis y signos de reparación del tejido. En algunos filamentos se detectó edema subepitelial. Las láminas primarias presentaron hipertrofia epitelial, además había hiperplasia del epitelio del arco branquial. Los ovarios tenían ovocitos II en regresión y había invasión folicular. El intestino tenía leve hiperplasia del epitelio y ligero aumento de células mucosas. El hígado presentó congestión de sinusoides y degeneración vacuolar en los hepatocitos.
Luego de 120 horas de recuperación, las branquias presentaban fusión de laminillas secundarias en la parte terminal del filamento y tumefacción celular, además tenían hiperplasia epitelial y algunas escasa telangiectasia. En el hígado se observaron algunos CMM de color amarillo claro, pero no se detectaron otras lesiones. El intestino y lo ovarios estaban normales. Al finalizar el periodo de recuperación, las branquias tenían fusión en los extremos terminales de algunas laminillas secundarias y tumefacción epitelial. En hígado, intestino y ovarios no hallaron lesiones. En el bazo los CMM tenían una pigmentación oscura densa.
Control: No se observaron lesiones en los tejidos analizados.

Ensayo Subletal

Modificaciones de Biomarcadores: Los peces expuestos a las dos concentraciones utilizadas presentaron, a partir de los 14 días de exposición, una intensa descamación en la zona dorsal y cefálica; a los 21 días la descamación se extendía a toda la superficie corporal, y las escamas se desprendían fácilmente; y a los 28 días se pudo notar desprendimiento de las aletas pectorales y caudal durante la manipulación. El aumento en la pigmentación del cuerpo  también fue gradual, hasta alcanzar una coloración negra intensa al finalizar el ensayo.

Lesiones histopatológicas: Al realizar el muestreo histopatológico, en los órganos internos se observó una hipertrofia progresiva del bazo y el hígado, con una coloración oscura para el primero y muy pálida para el segundo.

A los 7 días de exposición, en las branquias se observó leve hiperplasia e hipertrofia epitelial en las laminillas y filamentos branquiales, con fusión de los mismos, aunque había otros filamentos que eran normales. A partir de los 21 días, hubo un aumento de estas lesiones con hiperplasia, hipertrofia y fusión total de algunas laminillas y parcial de otras (Lám 3c). Las laminillas presentaban formación de microquistes intraepiteliales (
Lám. 3 e-f). En el epitelio del arco branquial había disminución de células mucosas y atrofia de corpúsculos gustatorios (Lám. 3b). En el hígado había degeneración vacuolar y gránulos hialinos en hepatocitos distribuidos focalmente (Lám. 3d), mientras que otras zonas se presentaron normales. En el bazo se encontró un aumento de CMM, con hipertrofia de macrófagos perivasculares (Lám. 3g).

La recuperación fue muy escasa en el periodo de recuperación  posterior a la exposición de 28 días (
Lám. 3h).

 Discusión

Los ejemplares de Cichlasoma dimerus, expuestos a 2000 µg l-1 de HgCl2, mostraron desde las primeras horas movimientos erráticos con  pérdida de equilibrio, movimientos operculares rápidos en ejemplares que subían a la superficie del acuario tomando bocanadas de aire, y se observaron cambios de coloración del tegumento con oscurecimiento, hemorragias subcutáneas en la zona ventral y en la base de las aletas. Con la concentración de 640 µg l-1, a las 72 horas los peces presentaban motilidad aumentada de aletas pectorales, natación lenta, aumento de movimientos respiratorios. Efectos similares se registraron en Heteropneustes fossilis  expuestos a una solución de cloruro de mercurio (Rajan & Banerjee, 1991).
Con 150 y 300 µg l-1 de HgCl2, los ejemplares de Cichlasoma dimerus presentaron escoriaciones con pérdida de tegumento, que incluía escamas, epidermis y parte de aletas; efectos que solo se repararon parcialmente durante el periodo de recuperación posterior a la exposición. Cambios semejantes se produjeron en Heteropneustes fossilis & en Mugil cephalus a los cinco días de tratamiento con mercurio (Weis & Weis, 1978;  Rajan & Banerjee, 1991).
En los ensayos agudos y subletales realizados en Cichlasoma dimerus, se observó que con las concentraciones mayores había abundante secreción de mucus en todo el cuerpo, hecho este que se corresponde con un aumento de la actividad  secretora epidérmica. Observaciones similares fueron hechas en Trichomycterus brasiliensis expuesto a 0,1 y 0,2 mg l-1  de HgCl2 por 24 horas y en Heteropneustes fossilis a 0,3 µg l-1 de cloruro de mercurio, donde a nivel de la epidermis se observaron varios tipos celulares y la secreción abundante de mucus (Rajan & Bannerjee, 1991; Ribeiro & Torres, 1995).
Los valores de CL50 de mercurio para Cichlasoma dimerus fueron de 547 µg l-1 a las 24 horas, de 495 µg l-1 a las 48 hs, y de 488 µg l-1  a las 72-96 horas de exposición. La CL50-96hs obtenida ocupa un valor intermedio al compararla con la obtenida para otras especies (Tabla 5).

 Tabla 5. Toxicidad de mercurio expresada como CL50-96hs en µg l-1, en diferentes especies. 

Concentración

Especie

Referencia

10 a

Salmo gairdneri

Jones (1939) en Jones (1973)

150 b

Salmo gairdneri

Scheweiger (1957) en Jones (1973)

1000 c

Salmo gairdneri

Boetius (1960-61) en Jones (1973)

220-400

Salmo gaidnieri

Macleod y Pessah (1973)

1000

(*)

EPA-PB236 (1973) en Post (1987)

112

Pimephales promelas

Snarki y Olson (1982)

33 y 687

(*)

Spray and Wiener (1991)

1,47 d

Platichthys flesus

Stagg et al. (1992)

300

Heteropneustes fossilis

Rajan y Banerjee (1993)

770

Cyprinus Carpio

Alam y Maughan (1995)

160 a 770

Cyprinus Carpio

Alam y Maughan (1995)

16,75

Notemigonus crysoleucas

McCrary y Heagler (1997)

52,62

Gambusia affinis

McCrary y Heagler (1997)

488

Cichlasoma dimerus

Este trabajo


a: Límite letal o concentración letal, tiempo: 204 horas
b: Límite letal o concentración letal, tiempo: 168 horas
c: Límite letal o concentración letal, tiempo:600 horas

d: µmol l-1

(*): para varias especies  

Existe una propuesta de jerarquización del comité de la FAO/UNESCO/WHO (Sprague, 1973) para las sustancias contaminantes basadas en datos de toxicidad aguda (CL50) que establece las cinco categorías siguientes: 1- No tóxicas (CL50 >10000 mg l-1  ), 2-  Ligeramente tóxicas (CL50 1000 – 10000 mg l-1 ), 3- Moderadamente tóxicas (CL50 100 – 1000 mg l-1 ), 4- Tóxicas (CL50 1 – 100 mg l-1 ) y 5- Muy tóxicas (CL 50 < 1 mg l-1 ). Con relación al nivel de toxicidad de metales utilizados en ensayos agudos con Cichlasoma dimerus (Hirt, 2000), y teniendo en cuenta la propuesta antes mencionada, se pudo determinar la siguiente relación: Hg-Cu > Al > Pb-Zn-Cd-Cr .
En Cichlasoma dimerus,  expuestos durante 12 horas a 640 µg l-1 de HgCl2 , en las branquias se produjo necrosis de laminillas y del epitelio del arco branquial, en algunas zonas el tejido estaba más afectado que en otras, llegando incluso a provocar la pérdida de la estructura del filamento. Luego de 96 horas se observó fusión completa de las laminillas secundarias en la región distal, con edema subepitelial y telangiectasia en la  zona basal del filamento. Lesiones similares fueron encontradas en las branquias de Salmo gairdneri sometidos a 0,35 mg l-1 de mercurio durante 96 horas (Daoust et al., 1984).

En el hepatopáncreas de Cichlasoma dimerus expuestos a las concentraciones más elevadas de HgCl2 se observó un incremento de los CMM. Coincidiendo con lo señalado en otras especies (Datta Munshi et al, 1990; Meinelt et al, 1997;  Pandey et al, 1994)   este hecho puede corresponderse con una respuesta al estrés producido por la exposición continua al mercurio. Las granulaciones observadas en los CMM podrían corresponder a los productos de degradación del mercurio por parte de organelas presentes en los hepatocitos. Así, la degradación del mercurio podría ocurrir en las inclusiones fagosómicas de los macrófagos localizados en los CMM del hígado y del bazo, hecho este que puede visualizarse mediante la presencia de densas granulaciones observadas al microscopio (Nigro, 1994).
En ejemplares de Esox lucius  se encontró una relación positiva entre el número de CMM y la concentración de mercurio. Las diferentes respuestas de los CMM se discuten como un bioindicador de la contaminación del mercurio (Meinelt et al., 1997).
En el tejido hepático de Cichlasoma dimerus expuestos a HgCl2, había congestión y necrosis perivascular durante la exposición aguda, mientras que en la exposición subaguda se halló degeneración vacuolar en los hepatocitos. Lesiones similares se observaron en Fundulus heteroclitus cuando fueron tratados  con concentraciones superiores a 1,0 mg l1 de mercurio durante dos semanas y en Liza parsia tratados con 0,2 mg l1 de mercurio por 15 días (Weis et al., 1986; Datta Munshi et al., 1990; Pandey et al., 1994).
En Cichlasoma dimerus, expuestos a HgCl2 en ensayos agudos, el intestino presentaba sectores con lesiones necróticas y leve hiperplasia del epitelio con un ligero aumento de células mucosas; observaciones semejantes fueron realizadas en  Liza parsia expuestos a 0,2 mg l1de mercurio durante 15 días y en Channa punctatus expuestos a 211 mg l-1 de mercurio a intervalos de 7 días durante 90 días (Hossain & Dutta, 1986; Pandey et al., 1994; Pandey, 1994 y Banerjee & Bhattacharya, 1995).
Con una exposición a 150 y 300 µg l-1   de HgCl2 en ensayos subagudos, en las branquias de Cichlasoma dimerus se observó leve hiperplasia e hipertrofia epitelial en las laminillas y filamentos branquiales a los 7 días de tratamiento; a partir de los 21 días hubo un aumento de estas lesiones con fusión completa de laminillas y formación de microquistes intraepiteliales, y degeneración vacuolar en hepatocitos; la recuperación de las lesiones fue muy escasa en el periodo posterior a la exposición.
Patologías similares fueron observadas en Channa punctatus tratados durante 90 días con mercurio, en Barbus conchonius sometidos durante 8 semanas a concentraciones de 36 y 60 µg l-1 de HgCl2 y en Scophthalmus aquosus en un ensayo agudo con 5 y 50 µg l -1 de mercurio (Satchel, 1984; Pereira, 1988; Gill et al., 1990; Stagg et al., 1992; Banerjee & Bhattacharrya, 1997).

CONCLUSIONES

Las modificaciones más importantes de los biomarcadores externos en el ensayo agudo con bicloruro de mercurio en Cichlasoma dimerus fueron movimientos natatorios erráticos, oscurecimiento del tegumento e hipersecreción de mucus.

La CL50-96 horas de mercurio obtenida para Cichlasoma dimerus fue de 488 µg l-1, con pocas diferencias con relación a la obtenida para las 24 horas.

Los disturbios circulatorios más frecuentes fueron hemorragia, congestión y edemas.

Entre los cambios regresivos se destacó la necrosis en distintos tejidos siendo más severa en las branquias.

Las lesiones del tipo progresivas fueron caracterizadas como hiperplasia e hipertrofia, y se presentaron a partir de las 96 horas de exposición produciendo diferente grado de fusión de las laminillas branquiales.

Luego del período de recuperación, se observó una leve reparación de las lesiones, persistiendo aún hiperplasia e hipertrofia en el epitelio de las laminillas branquiales y vacuolización en el tejido hepático.

Las modificaciones de los biomarcadores externos en el ensayo subletal fueron la descamación en la zona dorsal y cefálica y el desprendimiento de parte de las aletas pectorales y caudal.

Finalizado el ensayo subletal las branquias presentaron fusión completa de laminillas y formación de microquistes intraepiteliales, con escasa recuperación posterior a la exposición.

 REFERENCIAS 

ALAM, M.K. & O.E. MAUGHAN. 1995. Acute toxicity of heavy metals to common carp (Cyprinus carpio). J. Environ. Sci. Health A 30: 1807-1816.

BANERJEE, S. & S. BHATTACHARYA. 1995. Hitopathological changes induced by chronic nonlethal levels of Elsan, mercury and ammonia in the small intestine of Channa punctatus (Bloch). Ecotoxicol. Environ. Safety 31 (1): 62-68.

BANERJEE, S. & S. BHATTACHARYA. 1997. Hitopathological changes induced by chronic nonlethal levels of Elsan, mercury and ammonia in the liver of Channa punctatus (Bloch). Journal of Environmental Biology 18 (2): 141-148.

DAOUST, P.Y.; G. WOBESER & J.D. NEWSFAD. 1984. Acute pathological effects of inorganic mercury and copper in gills of rainbow trout. Veterinary Pathology. 21:  93-101.

DATTA MUNSHI, J.S.; N.K. SINGH; N. MISHRA & J. OJHA. 1990. Cytology of macrophages in normal and mercury-treated air-breathing fish, Channa punctata (Bloch). J.  Fish Biol. 37: 651-653.

DOMITROVIC, H.A. 1997. El empleo de peces autóctonos para la realización de ensayos de toxicidad: evaluación de la especie Aequidens portalegrensis (Hensel, 1870). Rev. Ictiología 5 (1/2): 37-42.

Gill, T. S; J.C. PANT & H. TEWARI. 1990. Cytoarchitectural Responses to Environmental Stress in the Rosy Barb, Barbus conchonius HAMILTON. Zool. Jb. Anat. 120: 39-50.

HANDY, R.D.1995. Comparison of intermittent and continuous exposure to mercuric cloride in rainbow trout ( Oncorhynchus mikiss), goldfish (Carassius auratus), and the fathead minnow (Pimephales promelas). Can J. Fish Aquat. Sci. 52: 13-22.

HIRT, L.M. 2000. Determinación de la toxicidad de metales pesados en peces ciclidos mediante la evaluacion de biomarcadores externos e histopatologicos en ensayos agudos y subagudos. Tesis de Doctorado. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura. UNNE, 201 p.

HOSSAIN, A. & H.M. DUTTA. 1986. Acid phosphatase activity in the intestine and caeca of bluegill, exposed to methyl mercuric chloride. Bull. Environ. Contam. Toxicol. 36: 460-467.

JONES, J.R.E. 1973. Fish and river pollution. Butterworth & Co. (Publishers), London: 203 p.

KEHRING, H. A.; O. MALM & I. MOREIRA. 1998. Mercury in a widely consumed fish Micropogonias furneeri (Demarets, 1823), from four main brazilian estuaries. Science of the total Environmental 213: 263-271.

LLOYD, R. 1992. Pollution and freshwater fish. Fishing New Books (Oxford):176 p.

MACLEOD, J.C. & E. PESSAH. 1973. Temperature effects on mercury accumulation, toxicity, and metabolic rate in rainbow trout (Salmo gairdneri). J. Fish. Res. Board Can. 30: 485-492.

McCRARY, J.E. & M.G. HEAGLER. 1997. The use of a simultaneous multiple species acute toxicity test to compare the relative sensitivities of aquatic organisms to mercury. J. Environ. Sci. Health Part A 32 (1): 73-81.

MEINELT, T.; R. KRUGER; M. PIETROCK; R. OSTEN & A. STEINBERG. 1997. Mercury pollution and macrophages centres in pike (Esox lucius) tissues. Environmental Science and Pollution Research 4(1): 32-36.

NIGRO, M. 1994. Mercury and selenium localization in macrophages of the striped dolphin Stenella  coeruleoalba. J. Mar. Biol. 74, 975-978.

PADOVANI, C. R.; B. R. FORSBERG & T. P. PIMENTEL. 1996. Mercury concentration in fishes of the Mediera River results and recommendations for human consumption. Acta amazónica 25(1-2): 127-135.

PANDEY, A.K. 1994. Effect of mercuric chloride on the hypothalamo-neurosecretory centres of the gold spot mullet, Liza parsia (Hamilton-Buchanan). Nat. Acad. Sci. 17: 117-120.

PANDEY, A.K.; M.P. MOHAMED & K.C. GEORGE. 1994. Histopathological alterations in liver and intestine of Liza parsia (Hamilton-Buchanan) in response to mercury toxicity. J. Adv. Zool. 15: 18-24.

PEREIRA, J.J.1988. Morphological effects of mercury exposure on windowpane flounder gills as observed by scanning electron microscopy. J. Fish Biol. 33, 571-580.

PHILLIPS, C.R.; D.J. HEILPRIN & M.A. HART. 1997. Mercury accumulation in barred Sand bass (Paralabrax nebulifer) near a large wastewater outfall in the Southern California Bight. Marine Pollution Bulletin 34(2): 96-102.

POST, G. 1987. Textbook of fish health. T.F.H. Publications, USA: 288 p.

RAJAN, M. T. & T. K. BANERJEE. 1991. Histopathological changes induced by acute toxicity of mercuric chloride on the epidermis of freshwater catfish, Heteropneustes fossilis (Bloch). Ecotoxicol. Environm.l Safety 22: 139-152.

RAJAN, M.T. & T.K. BANERJEE. 1993. Histopathological changes induced by acute toxicity of mercuric chloride on the air-breathing organ (branchial diverticulum) of the live fish Heteropneustes (=Saccobranchus fossilis (Bloch). Acta Hydrochym. Hydrobiol. 21: 316-322.

RIBEIRO, C. A. & R. F. TORRES. 1995. Acute effects evaluation of HgCl2 on epidermis of Trichomycterus brasiliensis (Siluroidei, Trichomicteridae). Ecotoxicol. Environ. 32 (3): 260-266.

RIBEYRE, F.; C. AMIARDTRIQUET; A. BOUDOU & J.C. AMIARD. 1995. Experimental study of interactions between five trace elements -Cu, Ag, Se, Zn, and Hg- toward their bioaccumulation by fish (Brachidanio rerio) from the direct route. Ecotoxicology and Environmental Safety 32(1): 1-11.

SATCHELL, G.H. 1984. Respiratory toxicology of fishes.2: 1-41. IN: Aquatic Toxicology  L.J. Weber.  Raven Press. Yew York

SCHEUHAMMER, A.M.; C.M. ATCHISON; A.H.K. WONG & D.C. EVERS. 1998. Mercury exposure in breeding common loons (Gavia immer) in central Ontario, Canadá. Environmental Toxicology and Chemistry 17(2):191-196.

SNARKI, V.M. & G.F. OLSON. 1982. Chronic toxicity and bioaccumulation of mercuric chloride in the fathead minnow (Pimephales promelas). Aquat. Sci. Toxicol. 2: 143-156.

SPRAGUE, J.B. 1973. The ABC’s of Pollutions bioassay using fish. Biological methods for the assessment of water quality, ASTM STP 528. Américan Society for Testing and Materials pp 6-30.

SPRAY, D.J. & J.G. WIENER. 1991. Metal bioavailability and toxicity to fish in low-alkalinity lakes: a critical review. Environ. Pollut. 71: 243-304.

STAGG,  R. M.; J. RUSIN & F. BROWN. 1992. Na + , KATPase activity in the gills of the flounder (Platichthys flesus) in relation to mercury contamination in the firth of forth. Marine Environmental Research. 33: 255-266.

SVOBODOVÁ, Z.;  R. LLOYD; J. MÁCHOVÁ & B. VYKUSOVÁ. 1993. Water quality and fish health. FAO Roma. 67 p.

TRUMP, B.F.; R.T. JONES & S. SAHAPHONG. 1975. Cellular effects of mercury on fish kidney tubules. IN: The Pathology of Fishes, Eds. W.E. Ribelin y G. Migaki, Univ. Wisconsin Press (Madison, Wisconsin): 585-612.

VIEIRA, J. L. F. & M. M. PASSARELLI. 1995. Aspectos toxicológicos dos compostos de mércurio. Revista Brasileira de Toxicología 8(2): 9-13.

WEIS, P., J. & S. WEIS. 1978. Methilmercury inhibition of fin regeneration in fishes and its interaction with salinity and cadmium. Estuarine and Coastal Marine Science 6:327-334.

WEIS, P; J.D. BOGDEN & E.C. ENSLEE. 1986. Hg and Cu induced hepatocellular changes in the mummichog, Fundulus heteroclitus. Environm. Health Perspectives 65: 167-173.

WICKLUND-GLYNN, A.; L. NORRGREN, & A. MÜSSENER. 1994. Differences in uptake of inorganic mercury and cadmium in the gills of the zebrafish, Brachydanio rerio. Aquatic Toxicology 30: 13-26.

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lámina 1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lámina 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lámina 3